El origen perdido

Título: El origen perdido
Autor: Matilde Asensi
Editorial: Planeta
Num. páginas: 558

Una extraña enfermedad que ha dejado a su hermano en estado vegetativo lleva al hacker y empresario informático Arnau Queralt a emprender una investigación arqueológica para encontrar el remedio. De forma sorprendente, se verá inmerso en una aventura que le llevará a la historia del Imperio Inca, las ruinas de Tiwanacu y la selva amazónica, tras las huellas de una civilización perdida. El lector sigue con Arnau y sus amigos, Marc y Lola, este viaje a través del conocimiento, descubriendo algunos misterios sin resolver en la historia de la Humanidad, las paradojas de la Teoría de la Evolución y el verdadero papel de los españoles en la conquista de América.

Opinión personal:
Hasta ahora, el mejor libro que he leído de esta autora. Los que he leído anteriormente no es que no me hayan gustado, pero no me han llegado a enganchar tantísimo como este. Aunque sigo pensando que esta escritora no es precisamente la mejor creando finales para sus libros. Pero sí tengo que reconocer que las tramas que siempre crea me encantan, llegandome a recordar con cada libro a las obras de Javier Sierra.
En cuando al argumento, es genial, maravilloso. Tenía de todo: intriga, misterio, aventuras, amor, amistad, etc... Pero indudablemente lo mejor ha sido la pedazo de lección sobre historia, arqueología y antropología que esta obra me ha aportado. A pesar de ser una simple novela de ficción tengo que reconocer que he aprendido muchísimo con este libro sobre la historia, civilizaciones perdidas, tribus y cultura de Sudamérica.
Otra cosa que me ha sorprendido del libro es que el protagonista me ha caído fatal. No recuerdo haber leído otro libro en el que el protagonista me pareciera más engreido, egoista, hipócrita, caprichoso y estúpido. Aunque tampoco es que hubiera otro personaje de este libro que me haya gustado especialmente, la verdad. Personalmente, creo que los puntos débiles de Matilde Asensi son los finales y los personajes.
Si hay algo que pueda enseñar este libro es que no hay juzgar por las apariencias y que no hay que fiarse de nadie (ni si quiera de tu hermano).
En cuanto al final, me ha parecido muy surrealista y demasiado forzado, además de un tanto previsible. Hacia la tercera cuarta parte del libro me ha dado la sensación de que la autora no sabía cómo continuar y ha escrito lo primero que se le ha pasado por la cabeza (a ella y a todos los lectores).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada